viernes, 28 de agosto de 2015

Woof Grrr woof woof grrr Toremolinos 2015

He traducido en Google translator el título, y dice: Mis vacaciones en Torremolinos... Vaya decepción.
Este verano de nuevo he decicido pasar de tener vacaciones en Nueva York o Fort Lauderdale y he vuelto a la glamurosa Torremolinos, atraído por sus maravillosas calas semivacías, por la calidad de la arena de sus playas y lo cristalina de sus aguas. Es decir, que había mucho osito y pude ahorrar en la tarifa de datos ya que no me hacía falta estar todo el tiempo mirando Tumblr.
Ten cuidado en la playa, no sea que te confundan con una ballena jorobada, so gorda.
Este año me lo he montado de puta madre y me he agenciado una aventura amorosa de verano. Que vale, era el mismo del año pasado (y del anterior), pero el mercado está muy revuelto y no estoy para perder el tiempo. Casualmente mi amor loco de verano(s) es el mismo del resto del año, pero nos hacemos los desconocidos y así pasamos el rato, haciendo de primerizos empalagosos.
Típica foto viendo una comedia romántica.
El fin de semana que estuve había mucho oserío, como ya dije,  mucho consumidor de aceite de coco, y en la playa no cabía ningún oso más, aunque sí unas 40 divinasdelamuerte. Estas vacaciones me he dedicado a lucir barrigón y vegetar en la toalla. Siempre bajábamos a primera hora para pillar un buen sitio, pero nunca tuvimos suerte. Un día hasta madrugamos y nos plantamos a las 15:30 allí y ya estaba llena, se nota que la gente va de afters y cuando les cierran el local, pues se marchan a la playa.
Así esperábamos ver la playa a las 4 de la tarde, pero hay mucho borracho y siempre estaba llena.
Además de vegetar, hicimos turismo gastronómico. Probamos un chino nuevo y nos pedimos una hamburguesa diferente en el Burger King. Una locura, la verdad, pero todavía somos jóvenes y un poco de riesgo siempre es bien recibido. En una de nuestras aventuras en un chino diferente, nos topamos con una camarera que casi nos escupe en la comida y nos miraba con ganas de cambiar el gato del día siguiente por ositos, y todo por tardar más de media hora en decidir la bebida. Esta experiencia me ha hecho madurar en la vida, que es de lo que trata ser un aventurero.
Dramatización: La china, hasta el coño de nosotros, echando humo.
Por la noche socializamos con mucha gente y conocimos a unos cuantos amigos de facebook y a otra gente que no me esperaba. Esto está muy bien, pero ha destrozado nuestra imagen de putos tíos raros y putos nerds enganchados al móvil. Hemos usado tan poco el smartphone que he llegado a casa con más de 200 megas de sobra de mi giga. Bueno, decir que nuestra imagen de tíos raros ha quedado destrozada ha sido muy precipitado, pero empezamos a parecer normales.
Ya no somos unos putos nerds, pero estos sí, ya les vale usar una ps4... Suerte que están follables.
Y eso es todo, pero para el final me guardo lo mejor, un exclusivo concierto para gente VIP de la inigualable y maravillosa La Prohibida, que tuvo lugar en la sala de conciertos Cruising. Casi me corro de gusto, conseguí estar tan cerca que por poco me desmayo de la emoción. Era un show para presentar su nuevo y estupendo disco 100k años de luz, otra obra maestra con toque italodisco. Si bien es verdad que prefiero el anterior, ya que el italodisco y yo no nos llevamos muy bien, este sigue teniendo muy buena calidad e incluye algunos clásicos instantáneos que deberían estar en cualquier fiesta con un mínimo de buen gusto. Cantamos como si no hubiera un mañana algunos de sus temas, y disfrutamos de uno de sus clásicos. Una noche inolvidable que me pone la piel de gallina al recordarla.
Joder qué pelazo tengo. Comprad mi disco ¡maricones!
Y estas han sido nuestras minivacaciones, no hace falta que nos tengáis envidia, sobre todo si sigues en una playa paradisíaca o en una megaurbe desquiciante.
¡¡Saludos!!
Un osito follable estudiando las letras del disco de La Prohibida para hacer de groupie en su próximo concierto.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Low-cost bear holiday


Soy pobre. Tan pobre que hasta las palomas que anidan en mi balcón me traen todos los días un par de lombrices para desayunar. Me gustaría irme de vacaciones como toda la gente de bien. Hacinarme en las playas para pobres y fingir que me lo paso genial entre otros pobres como yo que entierran sus cigarros en la arena y llevan bañadores de los chinos. Mi economía, literalmente, no me lo permite. ¿Pero creéis que eso me va a hacer quedarme en casa como un pária social? Ni de coña tíos, soy un homeless, pero tan arrastrado como los demás a la hora de disimular mi status social.


Así que he decidido pillarme un hotel en la costa. Baño compartido con los mendigos de la calle, y desayuno-buffet libre. Libre hasta fin de existencias del paquete de galletas maría y el brick de leche para las 32 habitaciones. Puede parecer miseria, pero yo prefiero denominarlo "gestión de recursos en el marco de la miopía del consumidor."


Para la comida tampoco hace falta ser un lumbreras. Todos los grandes supermercados y restaurantes tiran todas las noches kilos y kilos de alimentos en perfecto estado de putrefacción que están deseando ser ingeridos libremente por la gente con menos medios. No hay por qué ser tan tiquismiquis. Un buen protector gástrico y pasaremos unos días de asueto sin tener que rascarnos el bolsillo en el tema del buen comer. Y si algo pasa mal, en el hospital no vas a pagar por la cama ni la comida, y encima seguro que un gordito buenorro nos limpia el culo y los genitales.


Respecto al tema de la playa, nada más fácil que situarnos detrás de los pudientes que alquilan hamaca y sombrilla y aprovecharnos de la sombra que ellos desechan. Cada diez minutos aconsejamos desplazarnos sutilmente con la sombra para evitar quemaduras innecesarias, ya que esperar a que nos llegue la sombra de la hamaca vecina es patético y vulgar. Soy pobre, pero tampoco quiero parecer un vagabundo.
Si no tenemos crema, nada más fácil que tirar de oficio y simpatía. Hay que ser observadores y tratar de cazar a una víctima propiciatoria. Es decir, cualquier musculoca que se esté embadurnando en aceite por cuarta vez en la última hora. Solo tenemos que pedirle fuego (desenterrar una colilla de la arena primero si no somos fumadores) y tratar de que no se le acerque mucho el mechero al cuerpo no vaya a salir ardiendo. A continuación para mostrarle nuestro agradecimiento sublime le damos un espontáneo abrazo y tratamos de restregarnos lo máximo posible para tratar de adherir la mayor cantidad de aceite a nuestro cuerpo. ¡Et voilà! Ya podemos tostarnos al sol con la seguridad de que no nos quemaremos.


Por último, y no menos complicado, nos encontramos el problema de las fiestas nocturnas. Aquí solo hay dos posibles soluciones. O bien, ir pillando los culos de las cervezas que la gente va dejando encima de las mesas, o hacernos chaperos. Aunque una cosa os digo, poner el culo para emborracharse es muy triste. Mejor emborráchate y luego poner el culo.
Bueno hay una tercera opción, que es no salir de fiesta y ponerte detrás de los escaparates de electrodomésticos a ver la tele.

Ya estáis viendo amiguitos que tener unas vacaciones dignas no es nada complicado. Un poco de imaginación por aquí, cortarnos de ciertos lujos por allá (comida, putas, higiene) y habremos ahorrado un montón de dinero que nos vendrá genial para comer un par de días más. ¡No nos lo agradezcáis, mandadnos dinero!



miércoles, 5 de agosto de 2015

Consejos de la abuela para niñas algo lelas.

Yo desde que trabajo como RR.PP. he podido comprarme esta riñonera tan actual.
La crisis hoy en día toca a todo el mundo, incluso a los gais que ya no podemos permitirnos cambiar de Jaguar cada semana o comprar gayumbos de CK para nuestras fotos de perfiles. Así que algunos buscamos nuevas formas de financiación alejadas del starsystem del lobby gay, para no tener que darle el 45% de nuestras ganancias, y un nuevo nicho de negocio es ser relaciones púbicas (o RR.PP.), que consiste en decir qué maravilloso es un sitio, atraer clientela y repartir flyers los fines de semana.
Me iba a disfrazar de osito leñador para repartir flyers, pero hace mucho calor para estar con franela, así que paso.
Yo he empezado a trabajar en una empresa de contactos entre hombres llamada "Te daba con tó lo gordo", y voy poner a poner una pequeña lista de cosas que NO SE DEBEN hacer para promocionar una aplicación, aunque es válido para casi cualquier empresa, como por ejemplo un bar o una fiesta.
El logo de una de las empresas en las que trabajo.
No hables mal de tu aplicación: Esta es de cajón, pero hay gente que, o es muy corta o no sabe cuál es su función. Un ejemplo, si estoy hablando de mi empresa de contactos, lo que no debo hacer es poner a todas horas en Facebook capturas de pantallas de miles de perfiles sin foto de cara o perfiles falsos, y mucho menos gritar a los cuatro vientos que hay casi tantos perfiles falsos como perfiles reales y los malos rollos que tengo todos los días con esos perfiles falsos. Los usuarios quieren intentar follar con gente seria y no perder el tiempo.
Si eres de Albacete y te sale este a 2km y a 84km y a 120km, ya sabes que es un perfil falso y no hace falta que nadie lo diga a los cuatro vientos por facebook. Te recomiendo te cambies de aplicación con menos gente falsa.
No aceptar las críticas con elegancia: Si creas algo público y pretendes estar hasta en la sopa, tienes que tener claro que vas a recibir críticas, y no siempre buenas. Así que cuando tengas una mala crítica no debes comportarte como una niña malcriada y no te pongas borde en los foros donde la gente te da su opinión. Agradece que te escriban y señalen tus carencias, si es que te importa mejorar. Y si son críticas con el simple motivo de hacer daño, pasa de ellas.
El feedback debe ser siempre recibido con alegría, ya que hay alguien detrás que se molesta en comentar.
No te rías de tus clientes: Esto también es de cajón. Si quieres ganar dinero no te puedes reír de los que te van a pagar, y si lo vas a hacer, intenta que sea con estilo. Es muy cutre leer eso típico de que "me critican pero no dejan de hacerse fotos en mi photocall, ni dejan de venir a mis fiestas y están todo el día conectado a mi web de comer pollas". Si eso es así, cállate y disfruta de su dinero o de sus visitas, pero sobre todo cállate ya que puede que alguien te diga que no hace eso porque seas el mejor, si no porque suele ir gente muy follable. Conocer tu posición en el mundo actual ayuda a no comportarte como un capullo.
Ya lo dice el refrán: ¿Dónde va Vicente? Donde va la gente. Y no dice que tenga que ser la mejor fiesta ni la mejor web.
No te inventes malos rollos ni seas un conspiranoico: Ir lloriqueando por las esquinas diciendo que hay una jauría de troles que te hacen malas críticas está bien para una telenovela venezolana, pero en la vida real queda un poco tonto y poco creíble, así que no vayas diciendo esas tonterías para tapar tus problemas. Si cuatro personas te dicen lo mismo, no tienen por qué ser familiares o amantes, a lo mejor es que estás haciendo algo mal.
Este adonis quiere que nos casemos en Las Vegas, que me haga amish y que críe a sus 45 hijos. Además, tiene una madrastra millonaria que ha matado a su último marido para irse con su entrenador de yoga.
Y finalmente, no lo hagas gratis: No seas un pringado y no vayas dando la cara por nadie ni nada de forma gratuita si se trata de un negocio. Además, queda muy triste. Y como pago no cuentan ni los regalos ni las suscripciones gratis ni unas copitas. Cobra en euros, aunque claro, cuando hay pelas por medio igual no te dejan hacer el tonto tan fácilmente y este listado de consejos ya no te será necesario.
Regalos típicos por dar la cara por otros.
De nada.
¡¡¡Saludos!!!